Ser acosado es una experiencia traumática para un niño. Baja la autoestima, deja a los niños sintiéndose deprimidos y ansiosos, y puede tener efectos prolongados. Y, por supuesto, la tecnología moderna crea más oportunidades que nunca para el acoso.

¿Por qué los niños se torturan unos a otros de esta manera? Es normal que los niños tengan cierta agresividad. La pregunta es qué tanta tienen, qué hacen con ella, qué les enseñan los padres en casa al respecto y qué ejemplo se le está mostrando a ese niño en términos de manejo de la agresividad. Los niños que son acosados ​​en casa tienen muchas más probabilidades de acosar a otros niños.

Pero la cantidad de niños que intimidan a otros debido a que en realidad se está desarrollando una sociopatía en ellos, o porque son niños con un comportamiento de oposición desafiante que pueden obtener gratificación del dolor de los demás, es un número relativamente pequeño en comparación con la cantidad de acoso que existe.

El acoso como un juego de poder

Otros niños, y esto es particularmente cierto para las niñas, que tal vez tengan un alto coeficiente intelectual social y sepan cómo manejar un sistema, podrían el acoso por poder, para fortalecer su posición. Aquí nuevamente, la influencia de los padres es un factor importante. ¿Esperan los padres que este niño sea el más poderoso? ¿Están enviando mensajes directos o encubiertos de que quieren que su hijo sea importante, popular, temido?

La inseguridad también puede impulsar el acoso: la idea de que, a menos que intimides, serás el débil.

Además, desafortunadamente, ahora hay muchas más oportunidades para el acoso. Ciertamente, Internet, los teléfonos móviles y toda la tecnología de las redes sociales han abierto todo este campo de formas de ejercer el acoso. En cierto modo, el ciberacoso es más malicioso y aterrador desde la perspectiva de un adulto, ya que es de 24 horas al día durante los 7 días de la semana.

Un niño que está siendo acosado en la escuela, al menos llega a casa en algún momento y está seguro con su familia. En cambio, con la computadora no, pues potencialmente no desaparecer nunca: en cualquier momento la podemos encender y descubrir que alguien ha escrito algo para avergonzarnos y humillarnos, y es posible que ni siquiera sepamos quién nos está haciendo eso.

Estos son algunos consejos acerca de cómo hablar con los niños sobre el acoso:

1. Advierta a su hijo
Hable con su hijo sobre lo que es el acoso, las señales del acoso, y si está ocurriendo o no. Asegúrese de que su hijo sepa que si algo sucede, en la escuela o en línea, debe decírselo, y que usted lo apoyará y juntos descubrirán cómo solucionarlo. Si algo está sucediendo en línea, es especialmente importante que su hijo NO responda antes de hablar con usted. Con el acoso, es fundamental no involucrarse, no alimentarlo siendo exactamente la persona que busca el perpetrador: alguien a quien pueda hacer enojar. Además, su hijo NO debe borrar la publicación hiriente antes de hablar con usted. Deberían guardarla en algún lugar, porque a veces es necesario recopilar pruebas de lo que ha estado sucediendo.

2. Fortalezca a su hijo
Deje en claro que el acoso dice menos sobre la víctima que sobre el acosador: este niño tiene un problema y los demás tienen que aprender cómo desviar y contener este problema, y ​​no alimentar lo que está sucediendo. Explique que la peor manera de responder es con una especie de mentalidad de multitud: otros niños que tienen miedo de ser blanco se unirán al acosador y abandonarán a la víctima. Enséñele a su hijo a resistir el efecto manada, a no agruparse cuando alguien más está siendo acosado. Si él tiene la fuerza para apoyar a sus amigos, ellos también encontrarán el valor para apoyarlo a él.

Could not find block specified! Please check out the Shortcode parameters.

3. Practique las respuestas apropiadas
Si ha tenido conversaciones con su hijo antes de que comience el acoso, será más probable que él acuda a usted si se convierte en blanco de intimidaciones. Eso le da la oportunidad de tener un diálogo con él y practicar distintos escenarios con un juego de roles en casa. Tal niño dijo esto: Entonces, ¿qué podría decir yo si esto vuelve a suceder? Cuando un niño es insultado o humillado, es probable que se sorprenda, y usted quiere ayudarlo a que no reaccione de una manera que agregue más leña al fuego. Es útil tener preparadas unas cuatro frases que pueda decir, con las que se sienta cómodo, para desviar lo que está sucediendo. También pueden pensar juntos en personas o amigos en quienes confiar y de quienes podría esperar apoyo.

4. Encuentre aliados
Anime a su hijo a hacer un trato con sus amigos: ‘Si tú me defiendes, yo te voy a defender a ti. Los datos muestran que la forma más eficaz de combatir el acoso es que los espectadores intervengan y digan: “Oye, ése es mi amigo. No hagas eso”.

5. Acérquese a la escuela
La forma más eficaz de preparar a los niños contra el acoso escolar es que las escuelas comiencen a educar a los niños al respecto, y muchas lo están haciendo. Comienzan en primer grado con educación sobre el acoso: ¿Qué es el acoso? ¿Cómo apoyamos a nuestros compañeros? ¿Qué es tratar a alguien con respeto? ¿Qué es la empatía? Los maestros pueden hacer que prueben la empatía por tamaños y se defiendan el uno al otro. La lección es que si todos quieren evitar ser el blanco de acoso, solo pueden hacerlo si se mantienen unidos.

Video relacionado:

Loading video

Como padre, piense en hablar con la escuela, ya sea que su hijo sea acosado o no, porque la educación sobre el acoso, si se ha hecho de manera apropiada según los hitos del desarrollo a lo largo de los años, es la mejor arma. Si su hijo está siendo acosado o amenazado con violencia, debe comunicarse con la policía y con la escuela. En casos extremos, la intimidación puede convertirse en un asunto criminal y su máxima prioridad es el bienestar de su hijo.