Muchos niños son diagnosticados con discapacidades del aprendizaje (LD, por sus siglas en inglés). El diagnóstico es importante porque ayuda a los niños a obtener el apoyo adecuado en la escuela y encontrar maneras de aprender que funcionen para ellos.

Sin embargo, los estudiantes del idioma inglés (ELL, por sus siglas en inglés) a veces reciben diagnósticos de discapacidades del aprendizaje incorrectos o incompletos. Esto se debe a que están aprendiendo inglés al mismo tiempo que otras materias escolares, por lo que puede ser difícil determinar la causa de cualquier dificultad de aprendizaje.

Si su hijo es un estudiante ELL y se le ha diagnosticado una discapacidad del aprendizaje, estos son algunos consejos que lo ayudarán a asegurarse de que su diagnóstico es correcto y apoyarlo en el futuro.

Cómo obtener una evaluación precisa

Si la escuela sospecha que uno de sus estudiantes pudiera tener una discapacidad del aprendizaje, realizará una evaluación. Para los estudiantes del idioma inglés hay varias preguntas que los evaluadores deben hacer, incluyendo:

  • ¿El estudiante siempre ha tenido dificultades en la escuela?
  • ¿Es esta la primera vez que se le enseña al estudiante en inglés?
  • ¿Los sonidos en inglés existen en la lengua materna del estudiante?

“Para evitar un diagnóstico erróneo, los padres deben participar en el proceso de evaluación”, dice la doctora Daryaneh Badaly, PhD, neuropsicóloga del Child Mind Institute. “Necesitan proporcionar al evaluador información importante sobre su hijo, incluyendo su historial educativo, su historial de lenguaje y su historial familiar de discapacidades”.

Usted también puede informar al evaluador sobre cualquier diferencia cultural que pueda repercutir en las pruebas. “Por ejemplo, no todas las variantes del español de un país a otro son iguales”, dice la Dra. Badaly. “Si se usa una prueba creada para alguien con un dialecto o cultura diferente, los resultados podrían ser incorrectos”.

Si a su hijo se le diagnostica alguna discapacidad del aprendizaje, lo invitarán a asistir a una reunión del Plan de educación individualizado (IEP, por sus siglas en inglés) en la que se reunirá con los maestros y especialistas para discutir qué servicios de educación especial debe recibir su hijo. Estos servicios son diferentes a la instrucción de ESL (inglés como segundo idioma), que les ayuda a aprender inglés. Un maestro de educación especial se ocupará de la discapacidad específica de su hijo y lo ayudará a aprender de la manera que mejor le convenga.

Aunque usted sea un migrante indocumentado o se encuentre en los Estados Unidos con una visa especial, su hijo puede acceder legalmente a los servicios de educación especial y a los apoyos en la escuela.

Cómo saber si su hijo ha sido mal diagnosticado

A veces, los niños pueden recibir el diagnóstico equivocado. Los estudiantes ELL que tienen dificultades en la escuela debido a una barrera del lenguaje a veces son diagnosticados erróneamente con retrasos en el habla y/o trastornos del lenguaje.

Algunas de las señales de que su estudiantes del idioma inglés puede no tener en realidad una discapacidad del aprendizaje incluyen:

  • Siempre les ha ido bien en la escuela cuando se les enseña en su lengua materna.
  • Esta es la primera vez que sus maestros han expresado sus preocupaciones.
  • No tienen ningún problema para hablar o entender su lengua materna.

Por otro lado, algunas señales de que los desafíos de su hijo sí pueden deberse a una discapacidad del aprendizaje incluyen:

Qué hacer si cree que su hijo ha sido mal diagnosticado

Si usted cree que su hijo ha sido mal diagnosticado con una discapacidad del aprendizaje, empiece por hablar con el maestro general del salón. Pregúntele qué ha notado y si cree que su hijo ha sido mal diagnosticado. Si desea solicitar otra evaluación o tiene preguntas sobre los servicios que su hijo debe recibir, pregúntele al maestro con quién debe comunicarse. También puede hablar con un consejero escolar, un maestro de inglés como segundo idioma o un maestro de educación especial.

“Siga sus instintos”, recomienda Myriam Alizo, directora en SPAN Advocacy Network, que ayuda a los padres inmigrantes de niños con discapacidades. “Si usted cree que su hijo fue mal diagnosticado, recibió un diagnóstico incompleto o tiene una discapacidad pero no recibió un diagnóstico, usted tiene el derecho de pedir a la escuela una evaluación independiente y gratuita para asegurarse de que la inicial fue correcta”.

Otra opción es pagar la evaluación usted mismo, pero antes de hacerlo discuta sus planes con la escuela. “Si decide pagar por una evaluación independiente por su cuenta, la escuela no tiene que aceptarla —dice Alizo— así que pregúnteles primero si la aceptarán, antes de seguir adelante”.

Cómo apoyar a su hijo en casa

Si su hijo tiene un diagnóstico de discapacidad del aprendizaje, es posible que le preocupe que siempre esté atrasado en la escuela o que se sienta excluido. Pero con el apoyo adecuado, los niños con discapacidades del aprendizaje pueden salir adelante como cualquier otra persona.

“Todos los niños aprenden de manera diferente y ningún médico o profesional puede decirle lo que su hijo podrá o no podrá hacer cuando crezca”, dice Alizo. Algunos cerebros están conectados de forma diferente, dice Alizo, como la diferencia entre un iPhone y un Samsung: hacen cosas similares pero tienen un cableado diferente en su interior. “Aunque los niños con problemas de aprendizaje al principio tendrán dificultades, cuando se les proporcionan los apoyos adecuados pueden realmente prosperar y conquistar el mundo”.

Apoyar a su hijo en casa puede ayudar, y no es necesario que usted hable inglés con fluidez para hacerlo. “Hágale saber a su hijo que usted entiende que esto es muy difícil para ellos y ayúdelo poco a poco”, aconseja la Dra. Badaly. “Por ejemplo, puede desarrollar su amor por la lectura leyéndole en su idioma nativo o trabajar en sus habilidades matemáticas cuando esté haciendo compras”.

Si no está seguro de qué hacer, no tema pedir ayuda. “En la reunión del IEP, solicite capacitación sobre cómo ayudar a su hijo con la tarea, manejar su comportamiento o crear una estructura en casa”, recomienda Alizo. “También puede buscar programas de lectura y alfabetización en su comunidad e inscribirse en uno juntos o unirse al grupo de padres de educación especial de su escuela”.

Su participación activa ayudará a su hijo a obtener el apoyo que necesita ahora y en el futuro.