El trastorno oposicional desafiante o TOD, (ODD, por sus siglas en inglés) es un trastorno conductual que lleva a los niños a enfrentarse a las figuras de autoridad de forma persistente. Los niños con TOD son temperamentales, desobedientes, rencorosos o vengativos a un nivel inusualmente alto. El trastorno significativamente socava la capacidad del niño de llevarse bien con la familia, sus compañeros y otros adultos.

Síntomas

  • Pierden la paciencia de manera inusualmente rápida
  •  Ignoran o se rebelan en contra de las reglas, en la casa o en la escuela
  • Acusan a otros de sus errores o sus malos comportamientos con facilidad
  • Tienen la tendencia de molestar a los demás y molestarse a sí mismos con facilidad
  • Los comportamiento disruptivos parecieran ser intencionales en vez de impulsivos
  • Se niegan a cooperar de manera reflexiva, incluso antes de que sepan lo que se les está pidiendo

Tratamiento para el trastorno oposicional desafiante

El trastorno oposicional desafiante es generalmente tratado con un tipo de terapia conductual que incluye a los padres, o una combinación de intervención conductual y medicamentos. El tratamiento, como la terapia de interacción Padres-Hijos (PCIT, por sus siglas en inglés) está diseñada para aumentar las interacciones positivas entre padres e hijos y enseñar a los padres habilidades para poner límites que permiten que los niños controlen la mala conducta y aumenten los comportamientos deseados.

No hay medicamentos indicados específicamente para el TOD, pero pueden ser administrados para trastornos concurrentes tales como el TDAH o para ayudar al niño a sacar el mayor provecho a sus sesiones de terapia.

Aprenda más sobre el trastorno oposicional desafiante