Lo lamentamos. Esta página no tiene version en español. Vaya la página de inicio.

¿Por qué buscar atención médica?

Hay muchas cosas que pueden llevarlo a preguntarse si debe buscar atención de salud mental para un niño. Algunas tienen que ver con el estado de ánimo: su hijo está descontento, irritable o ansioso la mayor parte del tiempo. Algunas tienen que ver con el comportamiento: son problemáticos en la escuela, conflictivos en casa, hacen berrinches o no se llevan bien con otros niños. Algunos tienen que ver con el desarrollo: no hablan ni interactúan como otros niños de su edad.

Sea cual sea el problema, puede ser difícil decidir si la ayuda es necesaria. A continuación se exponen algunas razones por las que puede ser una buena idea buscar atención para su hijo.

Los niños no suelen superar los problemas de salud mental

Los problemas emocionales y de comportamiento que no se tratan no suelen mejorar por sí solos. Los niños tienen menos probabilidades de “salir” de ellos que de “entrar” en afecciones más graves. La ansiedad empeora con el tiempo, no mejora. Los problemas de comportamiento que son tolerables cuando los niños están pequeños pueden descontrolarse e incluso volverse peligrosos a medida que crecen.

El tratamiento temprano resulta más eficaz

Con la mayoría de los problemas de salud mental, cuanto antes los niños reciban el tratamiento, más eficaz será. Los niños, cuyos cerebros aún se están desarrollando, son mucho más capaces de “desaprender” formas negativas de pensar o comportarse que los adultos. La mayoría de los problemas de salud mental que no se tratan en la infancia son más difíciles de tratar en la edad adulta.

Los niños que tienen problemas se pierden de mucho

El costo para un niño que pasa años sin recibir atención es muy grande. Los niños que luchan contra la ansiedad o la depresión no sólo están angustiados, sino que se privan de experiencias importantes. Cuando evitan las actividades porque están ansiosos o tristes, pierden la oportunidad de desarrollar la confianza y las habilidades sociales.

Los niños que tienen problemas desarrollan una pobre autoestima

Los niños que no pueden controlar su comportamiento, que se portan mal en la escuela, que tienen problemas para hacer amigos, que chocan con los adultos importantes de su vida, reciben muchos comentarios negativos.

Pueden empezar a pensar que son malos. Y los niños que tienen dificultades para seguir el ritmo de otros niños en la escuela, debido a problemas de atención o de aprendizaje, empiezan a pensar que hay algo malo en ellos. O que son estúpidos. Todas estas cosas dañan su autoestima.

La atención puede ayudar a toda la familia

No hay garantías de que la ayuda de un profesional de la salud mental vaya a resolver todos los problemas de un niño. Pero el diagnóstico y el tratamiento pueden cambiar las cosas para los niños que tienen problemas y prepararlos para ser adultos más felices y exitosos. Y como toda la familia se ve afectada por un niño que tiene problemas, el tratamiento adecuado puede hacer que toda la familia se sienta mejor.