Para los niños con TDAH, el enfoque adecuado puede significar la diferencia entre buenas calificaciones, y la seguridad que estas traen, y otra ronda de “Perdí mi tarea… otra vez”. Aquí les mostramos algunas sugerencias, herramientas y consejos para ayudar a los niños con TDAH a estar preparados para el éxito.

  • Nuevo año escolar, calendario(s) nuevo(s): Otras personas podrían pensar que el nuevo año empieza en enero, pero usted sabe que, para los niños con TDAH, este es el tiempo cuando se hacen los propósitos para organizarse mejor. Su hijo debería tener un calendario escolar con suficiente espacio para anotar y organizar tareas (¡usando código de color!). Recomendamos un calendario diferente para los eventos sociales y actividades extracurriculares. Además, podría ser de ayuda utilizar un calendario digital con recordatorios de notificaciones en su teléfono. Otra función de los calendarios en línea es que se pueden compartir. Esto permitirá que su hijo comparta el calendario con sus padres y maestros, y ayudará a todos estén en la misma página.
  • Repuestos. Para evitar los ataques de pánico en las mañanas (y en las tardes y noches), asegúrese de tener una reserva de los útiles que se pierde frecuentemente. Piense en cuáles son los objetos que más se pierden: si la falta de un calcetín alenta la salida de casa, compre más calcetines. Si a su hija se le hace tarde porque no encuentra sus zapatos (o las llaves, o guantes, o gorro, o el cambio para el transporte), asegúrese de que tenga varios de estos a la mano para que salga de casa con a tiempo.
  • Al frente del salón. Literalmente. Sentarse en frente del salón de clases no solamente ayuda a que los niños eviten distracciones (¡y tentaciones!) por las conversaciones de las mesas de atrás y por la circulación de notas entre estudiantes, sino que también promueve la responsabilidad. Cuanto más difícil sea para los niños con TDAH distraerse, será mucho mejor. Cuando lo niños se sientan en la primera fila, es más fácil para los maestros darse si están batallando. Y esto les da una oportunidad de arreglar el problema antes de que sea demasiado tarde.
  • Ponga una rutina para la tarea. Tener una rutina estructurada y regular de tarea ayudará a que los niños y los padres puedan trabajar o estudiar sin meterse en discusiones sobre la hora de hacer las tareas. Diseñe un espacio que sea silencioso y organizado para que los niños puedan estudiar sin distracciones. Programe pausas rutinarias para que puedan descansar y moverse un poco, ¡sin pantallas! Y no olvide los refrigerios para ayudar a mantener los niveles del azúcar y la concentración.
  • Prioridades. A menudo, a los niños con TDAH les cuesta decidir cuáles tareas se deberían priorizar. En estas situaciones, les podría ayudar la codificación de colores. Dele a su hijo resaltadores (y resaltadores de repuesto). Asigne diferentes colores con diferentes niveles de prioridad. Por ejemplo, el rosa puede designar “alto”, el azul “medio”, y el verde “bajo”. Tener un sistema preestablecido ayudará a su hijo a desarrollar habilidades para decidir qué es lo que tiene que hacer y cuándo. También puede utilizar las aplicaciones como Remember The Milk, las cuales permiten que sus usuarios agreguen las fechas de entrega, niveles de prioridad y un estimado de la duración que cada tarea podría tomar.
  • Manejo del tiempo. La batalla perpetua. Aprender como manejar el tiempo eficazmente es como el santo grial para los niños con TDAH. Además de los calendarios, las aplicaciones para medir el tiempo (como los cronómetros) de ciertas tareas, como Focus Booster, pueden ayudar a los niños a juzgar mejor cuánto tiempo les va a tomar una tarea, y les avisará cuando sea tiempo de terminar y hacer algo más. Los cronómetros no solamente los ayudan a medir el tiempo de las tareas y los deberes, sino que también los pueden utilizar durante los exámenes largos, para tener una idea de cuándo moverse hacia la siguiente sección del examen y usar su tiempo eficazmente.
  • Citas de juego estructuradas. Si a su hijo con TDAH le está costando hacer amigos, las citas de juego con actividades estructuradas, en las cuales usted le puede decir qué esperan sus invitados de su comportamiento, lo podrían ayudar con el miedo de no encajar socialmente.
  • Revisión de los medicamentos. Los niños que dejaron de tomar sus medicamentos durante el verano deben empezar a tomarlos de nuevo antes de que empiece la escuela para darles un poco de tiempo para ajustarse. Cuando empiece la escuela, es importante prestar atención y ver cómo funciona durante todo un día (incluyendo las mañanas), y ajustar el horario de los medicamentos para que a los niños no es del bajón en las últimas horas de la escuela o para que no tengan crisis a la mitad de su tarea de matemáticas después de la escuela.
  • Ayuda para la concentración. Los generadores de ruido blanco pueden ayudar a los niños a bloquear a las distracciones e impulsar su productividad. Las aplicaciones como Simply Noise ofrecen diferentes “tipos” de ruido (rosa, café, lluvia, música relajante, etc.), para que los niños escojan el que prefieren. También puede utilizar una máquina de ruido blanco o un ventilador en velocidad alta en la casa para ayudar a los niños a durante la tarea.
  • Aplicaciones para grabar. Sin importar qué adaptaciones tienen los niños con, prestar atención a las lecciones verbales es, indudablemente una parte muy importante para que les vaya bien en la escuela. Los niños podrían mantenerse al corriente al grabar las lecciones con una aplicación de dictado. De esa manera pueden repasar más tarde la información que pudieron haberse perdido.
  • Revise la póliza de la escuela. La tecnología de asistencia puede ser muy buena para los niños con TDAH, pero gran parte de esta depende de los teléfonos inteligentes. Si su hijo usa estas aplicaciones para ayudarlo durante la escuela, asegúrese de revisar la póliza de teléfonos en su escuela. Si es estricta, usted tendrá que abordar el tema en las reuniones del IEP.
  • Guarde y comparta. A veces, parece que el TDAH y la ley de Murphy son lo mismo. Si la tarea tiene la oportunidad de desaparecer o perderse, lo hará. Si su hijo está haciendo un trabajo o proyecto importante, dígale que use programas como Google Docs, los cuales guardan automáticamente los documentos y los suben a un servidor en línea. De esa manera tendrá acceso a los documentos en donde sea y no correrá el riesgo de perder su trabajo si la computadora tiene un problema.
  • A moverse. Los estudios demuestran que hay un vínculo positivo entre el ejercicio y la atención de los niños con TDAH. Cuando esté pensando en hacer horarios para la escuela y para las actividades extracurriculares, incluya las actividades que mantengan a los niños en movimiento. Asegúrese de que esté inscribiendo a sus hijos en actividades que les gusten, ya sea el básquetbol, gimnasia, excursionismo o fúbol. No importa lo que estén haciendo si están ejercitando y formando asociaciones positivas con la actividad física.
  • Hable con sus maestros. Si no planea tener un plan IEP para hijo, de todas maneras sería buena idea hablar con sus maestros para avisarles que su hijo aprende de una manera diferente. Así, los maestros tendrán una idea de cuáles son los posibles problemas de comportamiento de su hijo y los ayudará a entender cómo apoyarlo a lo largo del semestre.
  • Hable con su hijo sobre cómo abogar por sí mismo. Los padres no deberían ser los únicos que estén hablando con los maestros. Lo mejor que puede hacer su hijo para asegurar un futuro brillante es convertirse en su propio defensor. Siempre que sea posible, déjelo al mando para hablar con maestros y compañeros de su TDAH. Practicar estas habilidades de abogacía ahora lo ayudarán a elevar la seguridad que necesitará para salir adelante en el futuro.
  • Una nueva página. Para muchos niños con TDAH, las dificultades que han tenido en el pasado pueden impactar cualquier perspectiva positiva del nuevo año escolar. Los miedos al fracaso social, en la escuela o de decepcionar a sus padres y a sus maestros, pueden ser miedos muy reales para los niños con TDAH. Hable con su hijo y dígale que el pasado es algo que los puede ayudar a los dos a aprender y a reflexionar, pero que ahora tienen una nueva página. Hablen de cualquier ansiedades que sienta por la escuela y trabajen juntos para hacer un plan de apoyo emocional para todo el año escolar.