Contar con las herramientas adecuadas para hacer el trabajo escolar puede darles a los niños una gran ventaja cuando se trata de tener un buen desempeño académico. Los niños que tienen problemas con el funcionamiento ejecutivo enfrentan desafíos que van desde tratar de estar al día con las tareas hasta no poder encontrar sus zapatos en la mañana. Si su hijo tiene problemas para mantenerse organizado y enfocado, esta lista de herramientas puede ayudarlo a salir adelante con éxito en la escuela.

Carpetas: Las carpetas son mejores que los cuadernos para asegurarse de que los papeles no se pierdan. Los niños que tienen problemas con el funcionamiento ejecutivo deberían tener una carpeta para cada materia, de manera que no enloquezcan buscando su tarea de matemáticas por todas partes dentro de su mochila. Una perforadora de 3 hoyos ligera y portátil es el mejor amigo de una carpeta. Esto ayudará a garantizar que todos los papeles y documentos importantes (como las hojas de permiso) no desaparezcan. Finalmente, asegúrese de que los niños tengan adhesivos de refuerzo para componer los papeles rotos, y así estará encaminado a tener una mochila a prueba de pérdidas.

Calendarios. En plural. Los niños deberían tener un calendario para las tareas y las clases (de preferencia con códigos de color para cada materia) y otro calendario para los eventos sociales y actividades extracurriculares. Mantener estos dos ámbitos separados evita confusiones y hace que el manejo del tiempo sea menos complicado. Traer con ellos una agenda (y un bolígrafo o lápiz que funcione) ayudará a los niños a dar seguimiento a las cosas que surgen cada día (especialmente si no se les permite usar  teléfonos celulares en la escuela). Pero los calendarios y las agendas se pueden perder, así que asegúrese de usar un calendario digital de respaldo. La mayoría de los calendarios digitales vienen con una función de recordatorios, la cual puede ser muy útil tanto para los niños como para los padres que estén tratando de mantenerse organizados.

Copias. Las familias que estén lidiando con problemas de funcionamiento ejecutivo no son ajenas a las carreras desenfrenadas de las mañanas por encontrar un calcetín que haga juego o un zapato esquivo. Una manera de manejar esta situación es tener copias o duplicados de las cosas importantes. Tenga juegos adicionales de calcetines, lápices, bolígrafos, llaves y otras cosas que se pierdan con facilidad. Y si esta estrategia está ayudando, no se detenga ahí. A veces, puede ser útil tener un segundo (o tercer) par de zapatos, otro abrigo y duplicados de otros elementos necesarios para evitar las búsquedas desesperadas y hacer que llegar a tiempo sea  menos difícil.

Crear silencio: Con menos distracciones, los niños pueden enfocarse más, ser más productivos y estar menos angustiados. Un buen par de tapones de oído pueden ayudar a bloquear los sonidos que distraen (el repiqueteo de uñas, las conversaciones, alguien estornudando, ¡lo que sea: son distracciones!). Pero recuerde no utilizar el mismo par de tapones por más de tres días para evitar infecciones de oídos. Los audífonos y las apps de ruido blanco como Simplynoise.com también sirven para enfocarse cuando el entorno para el estudio no es el ideal.

¡Haga crecer las cosas! Cuando alguien tiene problemas con el funcionamiento ejecutivo puede parecer como que las cosas importantes (las llaves, las credenciales o tarjetas de identificación) están huyendo a propósito. Haga que estos pequeños escapistas no se puedan perder tan fácilmente al juntarlos con otras cosas y así aumentar su tamaño. Los llaveros grandes son más fáciles de encontrar y más difíciles de perder. Trate de usar cordones y porta tarjetas de colores brillantes para sus documentos de identificación, sus licencias y sus tarjetas en general, y considere amarrarlas a una mochila. Entre más fácil pueda ver algo, más difícil es que lo pierda.

Una buena billetera. No todas las billeteras son iguales cuando se trata de problemas con el funcionamiento ejecutivo. Para prevenir que el dinero, las tarjetas y otras cosas de vital importancia se caigan (y desaparezcan), asegúrese de encontrar una billetera donde pueda acomodar todas sus cosas, desde los boletos del cine, hasta las tarjetas o pases para el transporte público, y que aun así cierre fácil y firmemente. Las billeteras siempre estarán en la categoría de “entre más grande, mejor” así que al comprar una, considere tanto la forma como la funcionalidad.

Bocadillos. Cuando se trata de pasar el día, la comida equivale a capacidad de concentración. Dele a sus hijos un arsenal de alimentos saludables que  puedan comer con facilidad. Evite las cosas que sean grandes y complicadas o con alto contenido de azúcar, y opte por bocadillos ricos en proteína que ayuden a los niños a mantener sus niveles de azúcar en la sangre durante todo el día.