A los niños les va mejor en la escuela cuando cuentan con un equipo de adultos comprometidos que los apoyan. Esto es cierto para todos los niños, pero en especial para los niños que tienen trastornos psiquiátricos o del aprendizaje. Hemos elaborado una lista para ayudarlo a conocer a los distintos profesionales que están disponibles para ayudar a su hijo.

En la escuela: Hay varios profesionales del aprendizaje que trabajan en (o con) las escuelas y las universidades para brindar servicios y apoyo adicional a los niños con trastornos psiquiátricos y del aprendizaje.

  • Consejero escolar: Los consejeros escolares son educadores con una maestría en consejería escolar. Trabajan con los estudiantes en sus necesidades académicas, personales, universitarias y de desarrollo profesional. La American School Counselor Association (Asociación Americana de Consejeros Escolares) tiene más información.
  • Psicólogo escolar: Los psicólogos escolares están capacitados en psicología y educación, y obtienen un título de especialista en psicología escolar (SSP, por sus siglas en inglés). Pueden identificar problemas de aprendizaje y de comportamiento, evaluar a los estudiantes para obtener servicios de educación especial y apoyar la salud social, emocional y del comportamiento. La National Association of School Psychologists (Asociación Nacional de Psicólogos Escolares) tiene más información.
  • Maestro itinerante de educación especial (SEIT, por sus siglas en inglés): Un SEIT es un especialista en enseñanza que ayuda a los niños con problemas de comportamiento, sociales y emocionales, del habla, del lenguaje o del desarrollo a integrarse con éxito en el salón de clases. Un SEIT trabaja con niños de manera individual en el aula o en el hogar y tiene una maestría en educación especial, psicología, trabajo social o consejería.
  • Paraprofesional (conocidos también como Para): Los paraprofesionales están capacitados para ayudar a los maestros y educadores especiales, pero no tienen una licencia profesional. Los paraprofesionales trabajan frecuentemente con estudiantes que tienen necesidades de educación especial en una variedad de posiciones que incluyen asistentes en el aula, tutores y asistentes de inclusión.
  • Oficina de asuntos estudiantiles o servicios para estudiantes con discapacidades: Todas las universidades y centros de educación superior deben ofrecer adaptaciones a los estudiantes que califican. Los estudiantes pueden reunirse con un representante de la escuela que sea quien coordine las adaptaciones en la oficina de asuntos estudiantiles o de servicios para discapacitados de su escuela.

Fuera de la escuela: A veces los niños necesitan un poco de ayuda adicional fuera de la escuela. Los profesionales del aprendizaje pueden ofrecer apoyo y orientación más allá de la escuela.

  • Asistente de tareas: Los asistentes de tareas brindan estructura y apoyo a los niños que tienen problemas para trabajar por su cuenta. Pueden ser de especial ayuda para los niños que tienen dificultades con las habilidades del funcionamiento ejecutivo, como la organización, la planificación y el manejo de la impulsividad.
  • Tutor: Un tutor es experto en un área temática particular en la escuela. Los tutores ofrecen atención individualizada a los estudiantes que pueden beneficiarse de una mayor educación y práctica en un tema o que necesitan ayuda para ponerse al día con el material.

Psicólogos, terapeutas y especialistas: Estos profesionales pueden evaluar las necesidades de su hijo y proporcionarle a usted la información, documentación y asistencia que necesitará para ser un defensor eficaz.

  • Trabajador social: Un trabajador social con licencia tiene una maestría, lo que implica 2 años de capacitación de posgrado, y puede realizar psicoterapia y otras intervenciones pero no puede recetar medicamentos. MSW es ​​la designación en inglés común para las maestrías en trabajo social. Las siglas en inglés LCSW significan “trabajador social clínico con licencia”, título que requiere haber tenido experiencia clínica supervisada significativa después de la escuela de posgrado. La National Association of Social Workers (Asociación Nacional de Trabajadores Sociales) proporciona herramientas para encontrar ayuda.
  • Especialista del aprendizaje/terapeuta educativo: Estos profesionales, que a menudo tienen una maestría, están capacitados para evaluar y ayudar a los niños con discapacidades del aprendizaje. Trabajan con usted, su hijo y la escuela  para desarrollar estrategias dirigidas a compensar cualquier déficit de aprendizaje. A menudo trabajan con los niños de manera individual para desarrollar habilidades que el niño encuentra particularmente desafiantes. La Association of Educational Therapists o AET (Asociación de Terapeutas Educativos) puede conducirlo hacia terapeutas calificados.
  • Neuropsicólogo: Los neuropsicólogos son psicólogos que se especializan en el funcionamiento del cerebro y cómo se relaciona con el comportamiento y la capacidad cognitiva. La mayoría ha completado una formación postdoctoral en neuropsicología. Pueden tener un doctorado o un título en psicología. Los neuropsicólogos pediátricos han realizado una formación postdoctoral en pruebas y evaluación. Realizan evaluaciones neuropsicológicas que miden las fortalezas y debilidades de un niño en una amplia gama de tareas cognitivas, y brindan a los padres un informe que destaca esas fortalezas y debilidades cognitivas que forma la base para desarrollar un plan de tratamiento. El informe también sirve como evidencia para solicitar adaptaciones escolares y como base para medir si las intervenciones son efectivas. Los neuropsicólogos también trabajan individualmente con los niños que tienen dificultades en la escuela, para ayudarlos a diseñar estrategias de aprendizaje que permitan aprovechar sus fortalezas y compensar sus debilidades. Los neuropsicólogos que han aprobado los exámenes nacionales de aptitud están certificados por la American Board of Professional Psychologists-Neuropsychology o ABPP-N (Junta Americana de Psicólogos-Neuropsicólogos Profesionales).
  • Patólogo del habla, el lenguaje y la audición: Los audiólogos y patólogos del habla y el lenguaje realizan pruebas para evaluar retrasos en el lenguaje y problemas de comunicación, y ayudan a abordar los déficit sintomáticos de ciertos trastornos del aprendizaje y del desarrollo. Estos especialistas también pueden identificar causas no psiquiátricas de comportamientos preocupantes y retrasos. La American Speech-Language-Hearing Association o ASHA (Asociación Americana del Habla, el Lenguaje y la Audición) proporciona información sobre ese tipo de pruebas y ayudas, así como listas de especialistas en todo el país.

Asistencia legal: Si usted está teniendo dificultades para conseguirle a su hijo las adaptaciones a las que tiene derecho, buscar asesoría legal de un profesional capacitado puede ayudar:

  • Abogado de educación especial: Un abogado que se especializa en leyes de educación especial. Se pueden contratar o consultar abogados de educación especial si tiene problemas para acceder a los servicios educativos para su hijo. Ellos pueden ayudarlo a lo largo del proceso del IEP y representarlo en una audiencia cuando hay un conflicto sobre los derechos a los que tiene derecho su hijo y cómo debe proporcionarlos la escuela.