Lo lamentamos. Esta página no tiene version en español. Vaya la página de inicio.

Cómo conseguir apoyo de la escuela de su hijo

Si su hijo tiene problemas en la escuela, existen maneras de obtener ayuda. Desde hacer pequeños cambios en el salón de clases, hasta conseguir adaptaciones y servicios de educación especial, lo guiaremos por los pasos para conseguir apoyo a través de la escuela de su hijo.

Hablar con el maestro de su hijo suele ser el primer paso para saber cómo ayudarlo. Hacer una comparación entre lo que usted nota con lo que el profesor está viendo en el salón puede darles a ambos una mejor idea de lo que su hijo podría estar batallando.

Los maestros también son un buen recurso, ya que tienen experiencia enseñando a muchos niños de la edad de su hijo, así que pueden tener ideas respecto a las estrategias que se pueden probar en el salón o en casa. Cuando hable con el maestro, sea específico sobre lo que le preocupa. ¿A su hijo le cuesta llevar la cuenta de las tareas? ¿Le cuesta tomar notas? ¿Se distrae con otros niños? ¿No es capaz de terminar sus tareas? Describa lo que está viendo y pregunte si tienen alguna idea sobre lo que podría ayudar.

O, si ha encontrado algo que le funciona a su hijo en casa, podría decírselo al maestro para que él lo pruebe. Los niños suelen beneficiarse al tener un enfoque coherente en casa y en la escuela.

Lo que su hijo necesite dependerá de los problemas que tenga, pero las intervenciones más comunes son:

  • Adaptar el lugar donde se siente el niño, por ejemplo en la parte delantera del salón
  • Mantener un registro de tareas que los maestros y las familias revisen cada día
  • Hacer pequeños descansos entre tareas
  • Conseguir una copia de las notas del maestro
  • Obtener informes de progreso del maestro cada ciertos días sobre objetivos específicos (como entregar las tareas o no gritar en clase) que usted empareja con recompensas o consecuencias en casa (como más o menos tiempo de pantalla)

Intervención previa a la remisión

También puede decir a la escuela que desea una “intervención previa a la remisión”. Se trata de una reunión con el maestro de su hijo y el psicólogo de la escuela para discutir diferentes apoyos educativos. Una intervención previa a la remisión puede ser útil porque reserva un tiempo para discutir sus preocupaciones de una manera más formal. Obtener la perspectiva del psicólogo escolar también puede ser útil.

El psicólogo escolar está capacitado para apoyar a los niños desde el punto de vista académico, social, emocional y conductual. Desempeñan un papel importante a la hora de sugerir estrategias para los niños que necesitan un poco más de apoyo o un enfoque diferente. Pero si su hijo está luchando con algo como un problema de aprendizaje o un trastorno mental, las pequeñas intervenciones pueden no ser suficientes. Cuando los niños no están recibiendo el apoyo que necesitan, es necesario realizar una evaluación.