Lo lamentamos. Esta página no tiene version en español. Vaya la página de inicio.

Sobre los planes de intervención del comportamiento

Un plan de intervención del comportamiento (BIP, por sus siglas en inglés) es un plan formal por escrito para ayudar a un niño que tiene problemas de comportamiento en clase, el cual interfiere con el aprendizaje. El plan da a los maestros, y al personal de la escuela, un conjunto de objetivos de comportamiento claramente establecidos, y estrategias sobre cómo ayudar al niño a alcanzar esos objetivos.

Aunque no es necesario que un niño tenga un diagnóstico para obtener un BIP, sí es necesario que se le realice una Evaluación funcional del comportamiento (FBA, por sus siglas en inglés) para saber por qué el que el niño se comporta así (lo que los expertos llaman la “función” del comportamiento).

Los BIP deben ser creados por personas con experiencia en psicología del comportamiento. Esto podría ser un:

  • Trabajador social
  • Psicólogo
  • Analista del comportamiento certificado por el consejo (BCBA)

Un BIP debe enfocarse en no más de cuatro o cinco comportamientos a la vez. Debe identificar estrategias proactivas para prevenir el comportamiento problemático objetivo, así como estrategias reactivas para que los maestros las utilicen en respuesta, cuando esos comportamientos se produzcan. Los BIP también incluyen recompensas para mantener al niño motivado.

Pida una copia del BIP por escrito una vez que se haya creado. A veces los padres pueden apoyar el BIP utilizando estrategias similares en casa, así que también pregunte al especialista en comportamiento de la escuela si tiene alguna recomendación para usted.

Seguimiento del progreso con un BIP

Cuando un niño tiene un BIP es bueno hacer un seguimiento diario de sus progresos y revisar regularmente la información. Dependiendo de la escuela, pueden participar en el seguimiento el maestro, un paraprofesional o el psicólogo de la escuela. Los padres deben pedir una actualización del progreso de su hijo regularmente.

El cambio no se producirá de la noche a la mañana, pero si un niño no está progresando, es posible que haya que reelaborar el plan. Si, por el contrario, el niño está cumpliendo todos sus objetivos, el BIP puede modificarse para centrarse en nuevos comportamientos