Lo sentimos, la página que busca no tiene versión en español. Puede hacer una nueva búsqueda o visitar la página de Temas populares.

Cómo detectar la discalculia

Cuando las dificultades con las matemáticas significan algo más.

Rae Jacobson

Muchos niños tienen dificultades con las matemáticas, pero para algunos las dificultades van más allá de un poco de frustración. Si los problemas de su hijo con las matemáticas son severos y persistentes, pueden ser señal de un trastorno del aprendizaje llamado discalculia.

¿Qué es la discalculia?

Discalculia es un término usado para describir discapacidades específicas del aprendizaje que afectan la capacidad de un niño para comprender, aprender y realizar operaciones matemáticas y basadas en números.

¿Qué tan común es?

Aunque la investigación sobre prevalencia de la discalculia es limitada, se estima que entre el 5% y el 7% de los niños en edad escolar primaria pueden tener el trastorno. En la actualidad, también se cree que la discalculia se presenta en niños y niñas por igual.

¿Todas las dificultades con las matemáticas son causadas por la discalculia?

No, no todas las dificultades en la clase de matemáticas (incluso las más severas) son causadas por la discalculia. Trastornos como la dislexia, el procesamiento visual o auditivo, el TDAH y otros también pueden afectar la capacidad de un niño para cumplir con las expectativas en lo que a matemáticas se refiere. Es posible que los niños que tienen discalculia también tengan otras discapacidades del aprendizaje. Muchos de ellos las tienen.

A qué estar atentos

Un niño pequeño con discalculia puede:

  • Tener dificultad para reconocer números.
  • Tardarse más en aprender a contar.
  • Tener dificultad para conectar los símbolos numéricos (5) con sus palabras correspondientes (cinco).
  • Tener dificultades para reconocer patrones y poner las cosas en orden.
  • Perder el hilo mientras cuenta.
  • Necesitar apoyos visuales, como los dedos, para ayudarse a contar.

Y a medida que las matemáticas se convierten en una parte importante del día escolar, los niños con discalculia probablemente tenga dificultades para:

  • Aprender funciones matemáticas básicas como sumas, restas, tablas de multiplicar y más.
  • Comprender los conceptos detrás de los problemas lógicos y otros cálculos matemáticos no numéricos.
  • Estimar cuánto tiempo llevará completar una tarea.
  • Realizar tareas y exámenes de matemáticas.
  • Mantenerse al nivel del grado en matemáticas.
  • Procesar ideas visoespaciales como gráficos y tablas.

El impacto de la discalculia no se detiene cuando termina la clase de matemáticas. El trastorno también puede afectar a los niños fuera de la escuela. Los niños con discalculia también:

  • Tienen problemas para recordar números como códigos postales, números de teléfono o el marcador en los juegos.
  • Experimentan desafíos con cuestiones de dinero, como calcular cuánto es el cambio, contar billetes, calcular una propina, dividir la cuenta o estimar cuánto costará algo.
  • Tienen dificultades para juzgar la longitud de las distancias y cuánto tiempo tomará llegar de un lugar a otro.
  • Tienen dificultades para recordar direcciones.
  • Tienen dificultades para identificar/diferenciar la izquierda o la derecha.
  • Pueden frustrarse fácilmente con los juegos que requieren mantener un puntaje consistente, estrategias numéricas o conteo.
  • Tienen dificultad para leer los relojes y decir la hora.

Una brecha evidente

La mayor señal de un trastorno específico del aprendizaje es una notable discrepancia entre la capacidad y la aptitud. Un niño con discalculia puede tener un buen desempeño en otras materias, como inglés o historia, pero tener calificaciones muy bajas en matemáticas y en otras clases basadas en matemáticas.

¿Cuál es el nombre formal de la discalculia?

En el DSM-5, la discalculia se denomina “trastorno específico del aprendizaje con dificultad matemática”, pero “discalculia” sigue siendo un término aceptado y lo utilizan las escuelas y los especialistas en aprendizaje.

¿Cómo se diagnostica la discalculia?

No existe una prueba específica para la discalculia. Seguir los siguientes pasos puede ayudarlo a obtener la ayuda y las adaptaciones que necesita su hijo.

  • Visite a su médico: Descarte cualquier problema médico, como discapacidad auditiva o visual, que pueda afectar el proceso de aprendizaje de su hijo.
  • Consulte con el maestro: Pídale al maestro de matemáticas de su hijo que anote las áreas en las que tiene más problemas y cualquier estrategia que lo ayude.
  • Pregunte sobre otras áreas: Se estima que la mitad de los niños con discalculia también tienen otro problema del aprendizaje. Comprender el perfil de aprendizaje completo de su hijo lo ayudará a abogar por sus necesidades.
  • Consulte a un especialista: Una vez que haya realizado el trabajo básico, hable con un profesional de aprendizaje que pueda evaluar a su hijo y le dé una opinión específica sobre cómo ayudar.