Lo lamentamos. Esta página no tiene version en español. Vaya la página de inicio.

Cómo hacer que los juegos de mesa funcionen para los niños de todas las edades y necesidades

Cómo modificar cualquier juego, desde pelota de boches hasta Monopoly

Michaela Searfoorce

Crecí en una familia que se la pasaba jugando juegos de mesa. Una fiesta familiar no estaba completa sin un intenso juego de Scrabble, canasta o 21. Sabía que había encontrado la pareja adecuada cuando mi marido (entonces mi novio) sacó el diccionario cuando jugábamos Scrabble para desafiarme, y jugó palabras como “gozque” (¿en serio a los perros chiquitos que ladran mucho se les dice perros gozque?).

Mi hijo James, que tiene 11 años y múltiples discapacidades, entre las que se incluyen graves déficits sociales y de aprendizaje. James es el niño que describe una tarjeta amarilla en el béisbol como “un puñetazo en el pecho”, que se molesta si alguien que no sea él, incluso un jugador de su propio equipo, anota un punto en el juego del baloncesto, o que llora si hay un cronómetro en marcha durante un juego de Boggle porque no puede soportar la presión. Puede leer las reglas de todo pero no puede recordar los múltiples pasos de algo, y, de todos modos, por lo general olvida cuáles son las reglas, a menos que nos comprometamos a jugar el mismo juego todos los días.

A pesar de todos estos obstáculos obvios, me enorgullece informar que mi familia tiene un apetito saludable para jugar, lo cual es muy significativo si se considera que mis hijos son preadolescentes con necesidades especiales, un niño competitivo de 3 años y un copión de 20 meses. ¿Cuál es el secreto? Hacemos nuestras propias reglas.

Sé lo que estarán pensando, y sí, hay muchos problemas que surgen cuando se juega con reglas “inventadas”. ¿Qué pasa cuando mis hijos con desarrollo típico crezcan y jueguen a estos juegos con otros niños? ¿Qué pensarán mis hijos cuando puedan leer y se den cuenta de que hemos inventado la mitad de los movimientos secretos? ¿Cómo vamos a explicarles el porqué de seguir jugando con las reglas más fáciles cuando mis hijos más pequeños “entienden” las reglas reales, pero James todavía no las entiende? Nunca les hemos mentido ni les hemos dicho que nuestras reglas son Las Reglas. Les decimos que estamos jugando con las Reglas de la Familia, y que las reglas de la familia son más relajadas: no usamos palabras como “más fáciles, adaptadas individualmente o suavizadas” (aunque lo sean).

Todos los juegos que voy a describirles dicen cosas como “Cómo jugamos” y “Enseña a mis hijos”. El objetivo de este artículo es darles algunas ideas de cómo pueden jugar en familia si tienen niños pequeños, con discapacidades o pequeños y con discapacidades en su familia. Obviamente, lo que funciona para mi hijo con discapacidades puede ser demasiado fácil o difícil para el suyo, y lo que conviene para la personalidad de mi hijo puede ser demasiado aburrido o demasiado competitivo para los gustos de su hijo. Esta lista tiene la sencilla intención de ofrecer ideas sobre cómo usar esos juegos familiares que de otra manera estarían acumulando polvo, y ofrecerle maneras de involucrar a todos sus hijos en los juegos si cuenta con una variedad de edades y habilidades bajo un mismo hogar.

Monopoly

Lo que necesitan: Personajes, un tablero de Monopoly, dos denominaciones de billetes (jugamos con 20s y 10s), 1 dado

Cómo jugamos: Todos eligen un personaje para empezar en la Salida. El más joven va primero. Lanza el dado y mueve su ficha el mismo número de espacios. Si aterriza en una propiedad puede comprarla por 20 dólares. Si aterriza en un espacio de Suerte puede adquirir una propiedad al azar de la pila no reclamada, si aterriza en la Caja de la comunidad, puede tomar otro turno. Si aterriza en una propiedad que le pertenezca a otra persona, esa persona obtendrá 10 dólares. La primera persona que recoja un conjunto completo de propiedades gana. Como puede imaginar, hay muchas maneras de ajustar la longitud del juego (el primero que consiga dos conjuntos de propiedades, el primero que consiga una propiedad azul) o el nivel de dificultad (usando 2 dados, el espacio de azar puede significar que pierda un turno).

Lo que les enseña a mis hijos: Cómo tomar turnos, ganar/perder, números (en el dado y en los billetes), contar de 10 en 10, colores, emparejar

Pelota de boches (Bocce Ball)

Lo que necesitan: 2 bolas por persona, una bola pequeña de “objetivo”

Cómo se juega: Me encanta este juego porque nos da algo organizado para hacer fuera en un entorno algo contenido como en un picnic o en la playa. De menor a mayor, o nos dividimos en equipos dependiendo del número de jugadores (niños contra padres o niños contra niñas). Lanza la pelota de objetivo a unos 10-20 pies de distancia. Los equipos se turnan para lanzar las pelotas grandes hacia la pelota objetivo. El equipo cuyo color esté más cerca del objetivo obtendrá un punto (no permitimos que el segundo o tercer color más cercano obtenga puntos, pero si usted quiere, lo podría hacer). El equipo que llegue primero a 5 puntos gana.

Lo que les enseña a mis hijos: Cómo tomar turnos, colores, sumar de 1 en 1, los conceptos de más y menos, cómo medir la distancia y la fuerza, las texturas y los materiales (jugar en arena contra césped contra tierra).

Pictionary

Lo que necesitan: Cartas de Pictionary (del juego o hechas en casa si tienen tiempo), lápices o lápices de colores, papel

Dos maneras de jugar:

1) Si usa cartas de la baraja del Pictionary, las clasifico de antemano y busco unas 10 de un color que sé que mis hijos entenderán. Por ejemplo, es posible que sólo sepan las palabras en azul de 10 cartas, así que digo por adelantado, “Hoy estamos jugando con palabras en azul” antes de empezar, y ellos no saben que las he separado. Yo juego al árbitro y le susurro la palabra al artista. Los otros niños adivinan lo que es, el que adivine primero obtiene un punto. El primero en conseguir 5 puntos gana.

2) Como el Pictionary es un éxito en nuestra casa, también he hecho tarjetas con una palabra en cada una que todos sabrán. Las palabras verdes son súper fáciles (círculo, triángulo, cuadrado), las amarillas son medianas (globo, serpiente, fantasma), y las rojas son “difíciles” (bruja, camión, pez). Si sólo juegan mis dos hijos mayores mezclamos todas las cartas, pero si mi hijo de 20 meses insiste en unirse, le doy sólo las palabras verdes y amarillas. De nuevo, habrá un artista y hasta 4 adivinos en nuestro juego, aunque podría haber más sin ningún problema. El que adivine la imagen obtiene el punto y el primero en obtener cinco puntos gana.

Lo que les enseña a mis hijos: cómo reconocer palabras, dibujar, sumar de 1 en 1, guardar secretos (mi hija siempre quiere decirnos lo que está dibujando), ganar y perder con elegancia

Lotería de viaje (Bingo)

Lo que necesitan: Láminas de lotería en blanco (recuadros de 5×5), lápices o crayones

Dos maneras de jugar:

1) Con tableros de bingo en blanco y un tema. Les doy a los niños hojas vacías de cuadrados de 5×5 y les digo que busquen un tema, cosas que sean naranjas, cosas que vuelen, cosas con ruedas, animales, etc. y cuando las vean durante el viaje, las dibujarán en un recuadro. El primero que llene una línea, cuatro esquinas o cualquier forma que haya designado gana.

2) Con tableros prellenados. Les doy a los niños dibujos de cosas comunes: señales de alto, coches de colores, pájaros, agua, el sol, etc. El que cruce cinco en una fila (o cualquier forma) gana. Este juego es divertido cuando van a un lugar específico (la playa, el parque) porque pueden hacer dibujos específicos relacionados con su viaje para asegurarse de que puedan ver los objetos. También es una gran manera de pasar el tiempo en un restaurante si lo piensan de antemano y hacen tablas con cosas que se encuentran en el restaurante o en el menú.

Lo que les enseña a mis hijos: Habilidades de observación, habilidades de dibujo, formas, categorías, clasificación

Trivia (Trivial Pursuit) Edición especial para cenas

Lo que necesitan: Tarjetas de Trivia con preguntas, mucho mejor si están hechas en casa pensando en las habilidades específicas de sus hijos.

Cómo jugamos: ¿Se ha quedado sin cosas de las que hablar con sus hijos a la hora de la cena? Especialmente después de preguntarles cómo les fue el día, cómo estuvo la escuela, o qué fue lo que más les gustó del día y la respuesta sea “no sé” o “nada”, o el estándar favorito de James, “me gustó todo igual”. Este pequeño juego ha solucionado muchas cenas a solas con los niños mientras que Ryan está trabajando hasta tarde y se me han acabado las ideas. Las cartas lo convierten en un “juego oficial”, así que responderán a cualquier cosa que les pida, genial, ¿no? Una ventaja adicional es que todos mis hijos pueden jugar fácilmente, incluso mi hijo de 20 meses. Aunque todavía no lo hemos hecho, probablemente será otro juego divertido para traer cuando vayan a cenar.

Como un bono adicional a este juego, todos pueden “ganar”. Jugamos a que todo el que llegue a 5 puntos (que suelen ser responder a 5 preguntas) recibe postre.

Algunas preguntas de muestra: Nombra un vegetal verde. Si pudieras ser cualquier tipo de animal, ¿qué serías y por qué? ¿Cuál es tu canción favorita? Si pudieras tener un superpoder, ¿cuál sería y por qué? Si pudieras elegir, ¿dónde te gustaría ir para nuestras próximas vacaciones? ¿Qué quieres ser cuando seas grande? ¿Qué es lo que quieres para Navidad? Nombra tres cosas que sean rosas ( o marrones, o grandes, o pequeñas, o suaves o redondas etc.). Si tuvieras cinco dólares para gastar, ¿qué comprarías? (las respuestas a esta pregunta siempre me hacen reír).

Lo que les enseña a mis hijos: Habilidades de conversación, sentarse a la mesa, tomar turnos, habilidades de escucha, y lo que sea que pongas en esas cartas!

No voy a mentir: sigo jugando con las reglas reales y (extremadamente) duras con mi esposo, pero eso no significa que la alegría que siento al ver que mis hijos se divierten mucho jugando con las reglas de la familia no sea tan real como la emoción de destrozarlo en el Boggle.