Lo sentimos, la página que busca no tiene versión en español. Puede hacer una nueva búsqueda o visitar la página de Temas populares.

¿Qué es el trastorno afectivo estacional?

El trastorno afectivo estacional o TAE (SAD, por sus siglas en inglés) es un tipo de depresión específica que se manifiesta y desaparece con los cambios de estación. Tiene los mismos síntomas que el trastorno depresivo mayor, pero solo se presenta durante ciertos meses del año.

Los niños con trastorno afectivo estacional se sienten tristes o irritables durante determinadas épocas del año. Cuando la estación vuelve a cambiar, estos síntomas de depresión desaparecen.

¿Cuáles son los síntomas del trastorno afectivo estacional?

El trastorno afectivo estacional es una forma específica del trastorno depresivo mayor, y tiene los mismos síntomas.

El mayor signo del trastorno afectivo estacional es un cambio importante en el estado de ánimo que se produce junto con el cambio de estación. Un niño deprimido suele sentirse triste o irritable sin motivo alguno y pierde el interés por las cosas que normalmente disfruta. Otros síntomas son:

  • Sentirse desesperanzado.
  • Falta de energía o parecer perezoso.
  • Dificultad para concentrarse.
  • Dificultad para tomar decisiones.
  • Dificultades en la escuela.
  • Baja autoestima o decir cosas negativas sobre sí mismos.
  • Tener problemas para hablar con los amigos.
  • Comer poco o demasiado.
  • Ganar o perder mucho peso.
  • Estar cansado todo el tiempo.
  • Problemas para dormir.
  • Pensar en el suicidio o intentarlo.

Estos cambios duran al menos dos semanas y desaparecen cuando la estación vuelve a cambiar. La mayoría de las personas con trastorno afectivo estacional lo experimentan en otoño e invierno, pero también puede ocurrir en primavera y verano.

¿Cómo se diagnostica el trastorno afectivo estacional?

Para que se diagnostique el trastorno afectivo estacional, los niños tienen que mostrar varios de los síntomas mencionados arriba durante al menos dos semanas. El patrón de depresión que va y viene con las estaciones también tiene que producirse durante al menos dos años para que se considere trastorno afectivo estacional en lugar de otro tipo de depresión.

¿Cómo se trata el trastorno afectivo estacional?

A menudo, el tratamiento recomendado para el trastorno afectivo estacional es la terapia cognitivo-conductual o TCC (CBT, por sus siglas en inglés). La TCC enseña a los niños de qué manera sus pensamientos moldean sus sentimientos y comportamientos. El terapeuta también los alienta a retomar las actividades que antes disfrutaban, a mantenerse activos y a pasar tiempo al aire libre. Esto se conoce como activación conductual.

En algunos casos se utiliza la medicación combinada con la terapia. Los medicamentos más comúnmente prescritos para el trastorno afectivo estacional son los inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (SSRIs). Estos medicamentos pueden tener efectos secundarios, pero son seguros para los niños con la atención adecuada del médico.

Para algunas personas con trastorno afectivo estacional, la fototerapia también ayuda. La terapia de luz consiste en mirar una lámpara especial que imita la luz del sol, lo que puede ayudar a las personas que se deprimen en las épocas del año en las que hay menos luz del día.