Lo lamentamos. Esta página no tiene version en español. Vaya la página de inicio.

¿Qué es la encopresis?

La encopresis (o derrame fecal) es un trastorno en el que un niño de más de cuatro años defeca de manera repetida en lugares distintos al inodoro, como su ropa o el suelo. Algunos niños con encopresis tienen problemas para hacer caca de manera normal, como estreñimiento. Algunos niños sienten miedo o ansiedad antes de defecar, así que tratan de aguantarse. En cualquiera de los dos casos, retener los excrementos durante mucho tiempo causa que el niño no pueda controlarlo cuando finalmente defeca. En algunos casos, cuando la encopresis no se debe ni a estreñimiento ni a retención a propósito, puede ser señal de otro trastorno psiquiátrico.

¿Cuáles son las señales de la encopresis?

La encopresis se diagnostica cuando un niño tiene más de cuatro años y suele defecar en lugares distintos al inodoro, como su ropa o el suelo.

¿Cuáles son los factores de riesgo de la encopresis?

El estreñimiento es la causa más probable de la encopresis. Cuando un niño está estreñido, defecar puede ser doloroso, así que intenta no hacerlo. Esto hace que los excrementos se endurezcan y que luego defecar sea aún más doloroso para el niño. Este patrón hace que el niño se aguante para evitar el dolor. Al cabo de un tiempo, los excrementos más blandos que están detrás de los más duros se filtran en momentos y lugares que el niño no puede controlar.

Otras veces, la encopresis se produce cuando un niño tiene una mala experiencia con el entrenamiento para ir al baño, o cuando empieza a ir al colegio y tiene que usar un baño público o compartido por primera vez.

Otras cosas perturbadoras en la vida de un niño, como una mudanza o el divorcio de los padres, pueden causar estreñimiento que conduce a la encopresis.

A veces, la encopresis viene acompañada de trastornos del desarrollo. En esos casos, es posible que el niño nunca haya sido entrenado para ir al baño. Cuando los niños ya entrenados para ir al baño desarrollan encopresis, la causa suele ser algún tipo de experiencia estresante.

¿Cómo se diagnostica la encopresis?

El niño debe tener al menos cuatro años y defecar en su ropa interior o en el piso. Esto debe ocurrir al menos una vez al mes durante por lo menos tres meses. Antes de hacer un diagnóstico de encopresis, el médico descartará cosas como alergias alimentarias o medicamentos que actúan como laxantes.

¿Cómo se trata la encopresis?

El tratamiento de la encopresis consta de varios pasos:

  • En primer lugar, el médico le dará al niño un laxante para ayudarlo a eliminar los excrementos acumulados.
  • A continuación, el niño tomará una dosis diaria más pequeña de un medicamento para suavizar los excrementos, de tal manera que no le duela cuando al defecar.
  • La tercera parte del tratamiento consiste en enseñarle al niño a defecar con normalidad. Esto suele implicar que se siente en el inodoro durante 10 a 15 minutos a la misma hora todos los días (normalmente después de comer), para que se acostumbre a defecar de forma regular que no sea dolorosa. Puede que el médico recomiende también cambios en la dieta del niño.
  • Si el niño siente vergüenza o culpa por su encopresis, un terapeuta puede ayudarlo a afrontar esos sentimientos y a aprender formas de defecar con normalidad.

¿Hay riesgo de desarrollar otros trastornos?

Los niños con encopresis suelen ser objeto de burlas por parte de sus hermanos y compañeros de clase. Los padres deben estar atentos a la baja autoestima y a la depresión en los niños con encopresis.