Movimientos repetitivos

Los movimientos repetitivos asociados con el autismo a veces se llaman stimming. La palabra stim es la abreviatura de autoestimulación. Significa movimientos repetitivos que no parecen tener un propósito, incluyendo el aleteo de la mano, el balanceo, el parpadeo, el paso y la repetición de ruidos o palabras.

Entre los criterios para un diagnóstico de TEA está “estereotipados o repetitivos movimientos motores, uso de objetos o del habla”. Algunos niños se involucran en estos movimientos repetitivos ya sea para bloquear o aumentar la entrada sensorial, o como un medio para aliviar la angustia. Los niños en el espectro se pueden estimular tanto cuando están excitados como cuando están frustrados o enojados.

Pero estos movimientos sólo son problemáticos si interfieren con el funcionamiento del niño, incluyendo su interacción social, sus actividades diarias o su aprendizaje. Se alienta a las familias preocupadas por ellos a que no intenten erradicarlos o llamar la atención indebidamente sobre ellos, sino que los ayuden a desarrollar habilidades de comunicación y actividades que puedan reducir el tiempo dedicado al stimming.