Tratamientos conductuales para el autismo

Los tratamientos conductuales han sido creados para ayudar a los niños en el espectro autista a construir habilidades que no se desarrollan automáticamente, y a reducir las conductas que interfieren con el aprendizaje y la comunicación. A continuación describimos varios tipos comunes de tratamiento:

Análisis del comportamiento aplicado:

Qué es: El análisis del comportamiento aplicado (ABA, por sus siglas en inglés) ha demostrado ayudar a los niños autistas a desarrollar las habilidades necesarias y a minimizar las conductas no deseadas, como las autolesiones, y ha demostrado ser exitoso para los niños de todo el espectro del autismo. Su eficacia está respaldada por cientos de estudios.

Cómo funciona: El ABA es una terapia conductual basada en la evidencia que puede adoptar muchas formas, pero todas ellas se basan en el mismo concepto simple: las conductas reforzadas aumentarán, las conductas no reforzadas se reducirán y finalmente desaparecerán.

Tipos de ABA:

  • El entrenamiento de prueba discreta (DTT, por sus siglas en inglés), la “marca” original del ABA diseñada para los niños pequeños en el espectro, sigue siendo la forma más estructurada del ABA. Siempre se realiza de manera individual. El niño se sienta en una mesa y el terapeuta coloca los materiales en frente de él. Al niño se le da una tarea para realizar con el material, y cuando la hace bien, es recompensado con lo que se llama un “reforzador primario”: un chocolate, una bolsa de frituras, cosquillas, una pegatina, acceso a un juguete favorito, etc.
  • El tratamiento de respuesta pivote (PRT, por sus siglas en inglés) está más orientado a los niños y menos estructurado por los terapeutas. En lugar de centrarse en los comportamientos individuales, el PRT busca centrarse en las funciones “fundamentales” del desarrollo. Se enfatizan las formas naturales de refuerzo relacionadas con el comportamiento, en lugar de las recompensas tangibles no relacionadas, como un chocolate. El concepto es que si se construyen estos módulos de aprendizaje en un ambiente más natural, es más propenso que el niño las generalice.
  • Las intervenciones conductuales naturalistas del desarrollo (NDBI, por sus siglas en inglés): Estas intervenciones, por ejemplo, el modelo Denver de Inicio Temprano (Early Start Denver Model o ESDM, por sus siglas en inglés) o atención conjunta, juego simbólico, compromiso y regulación (Joint Attention, Symbolic Play, Engagement, and Regulation o JASPER, por sus siglas en inglés), incorporan principios conductuales de refuerzo, pero están específicamente diseñadas para ser utilizadas en interacciones naturales y sociales, utilizando reforzadores naturales (por ejemplo, si el niño pide un carrito rojo, se le da un carrito rojo), e incorporan múltiples objetivos de enseñanza dentro de la misma actividad. Por ejemplo, uno de los objetivos podría ser que el niño aprendiera formas o letras. Pero el terapeuta también puede tener objetivos para que este niño tenga la coordinación motora para meter una pieza en un rompecabezas, y para que tenga la paciencia de terminar algo que involucra tres partes. Así, durante el curso de una actividad de rompecabezas el niño trabajaría en objetivos cognitivos, motores y de comportamiento.

Lea más sobre el análisis de comportamiento aplicado aquí.

Entrenamiento para comunicación funcional (FCT, por sus siglas en inglés).

Qué es: El FCT implica enseñar a un individuo una forma fiable de expresar sus deseos y necesidades con el lenguaje, los signos o las imágenes. Se llama “funcional” porque no sólo enseña a los niños a etiquetar un artículo (como asociar la palabra “rojo” a la imagen de una manzana), sino que se centra en el uso de palabras o signos para conseguir algo que se necesita o se desea: un alimento, un juguete, una actividad, un viaje al baño, un descanso de algo. El FCT utiliza el refuerzo positivo para enseñar a los niños a comunicarse de manera efectiva con los demás para satisfacer sus necesidades y reducir el comportamiento problemático.

Cómo funciona: Inicialmente, el terapeuta le pide al niño que use la palabra, signo o imagen y obtenga la recompensa. Esta comunicación de apoyo se repite, resultando cada vez en la recompensa ganada, hasta que el niño sea capaz de tener éxito con cada vez menos indicaciones del terapeuta. Una vez que los niños utilizan de manera confiable la comunicación funcional para ese elemento cuando éste está presente, el siguiente paso es que “generalicen” o lo utilicen fuera de la situación específica en la que se les ha enseñado, como comunicarse con otras personas distintas al terapeuta.

Lea más sobre el entrenamiento de comunicación funcional aquí.

Enfoque de conducta verbal (VB, por sus siglas en inglés):

Qué es: El enfoque de conducta verbal, basado en el ABA, enfatiza la enseñanza del lenguaje y otras habilidades en un ambiente de aprendizaje centrado en el niño.

Cómo funciona: Los terapeutas que utilizan un enfoque VB enseñan a los niños el lenguaje de una manera que vincula el lenguaje con sus diferentes propósitos o funciones. Inicialmente, los terapeutas que utilizan el enfoque VB se centran en combinar el entorno de aprendizaje con actividades y elementos que el niño disfruta, de modo que el entorno de aprendizaje esté en el lugar que el niño quiera estar. Esto puede implicar que el terapeuta le dé al niño juguetes o bocadillos divertidos de forma gratuita (sin que haya completado ninguna tarea). El terapeuta entonces enseña a los niños a pedir estas cosas (lo que los terapeutas VB llaman el mando (to mand)). Una vez que los niños solicitan independientemente las cosas que quieren, el terapeuta comienza gradualmente a enseñar otros objetivos de lenguaje y habilidades (como etiquetar y responder a las preguntas). El enfoque VB se utiliza con niños que se comunican con el lenguaje hablado, así como con niños que se comunican de otras maneras, como el lenguaje de señas. Libros como The Verbal Behavior Approach: How to Teach Children With Autism and Related Disorders proporcionan más información sobre este enfoque de enseñanza.

Entrenamiento de los padres para conductas disruptivas en el trastorno del espectro autista:

Qué es: Este tratamiento basado en evidencia, de RUBI Autism Network, se basa en los principios del ABA. Aborda los comportamientos desafiantes en los jóvenes con TEA, incluyendo el incumplimiento, la agresión, los arrebatos de ira y las dificultades con las transiciones.

Cómo funciona: El terapeuta trabaja estrechamente con los padres para enseñarles técnicas (como estrategias de prevención, horarios diarios, refuerzos, entrenamiento para el cumplimiento, entrenamiento en comunicación funcional) para reducir las conductas desafiantes de sus hijos y para fomentar conductas más apropiadas.

Programa de educación y enriquecimiento de las habilidades relacionales (PEERS®, por sus siglas en inglés)

Qué es: PEERS® es una intervención de habilidades sociales basada en evidencia para jóvenes con dificultades sociales.

Cómo funciona: La intervención se realiza en un formato de grupo (grupos de padres y jóvenes) para enseñar habilidades sociales prácticas, por ejemplo, cómo iniciar y terminar conversaciones, seleccionar amigos apropiados, manejar las burlas y la intimidación, manejar las discusiones con los compañeros y mostrar buen espíritu deportivo.

Enfrenta tus miedos (Facing Your Fears o FYF):

Qué es: Facing Your Fears es un tratamiento cognitivo-conductual grupal diseñado para ayudar a los jóvenes con TEA que a su vez tienen síntomas de ansiedad.

Cómo funciona: Facing Your Fears ayuda a los niños a aprender a identificar sus preocupaciones y a desarrollar estrategias saludables de adaptación en las que pueden confiar cuando se sienten ansiosos. Los niños también tienen la oportunidad de practicar estas nuevas estrategias dentro de su grupo. Además del grupo de niños, hay un grupo separado para que los padres aprendan a ayudar a su hijo con el TEA y la ansiedad que la acompaña.

Terapia ocupacional:

Qué es: La terapia ocupacional, conocida como OT, por sus siglas en inglés, está diseñada para ayudar a los niños a adquirir las habilidades necesarias para realizar las actividades, u “ocupaciones”, de la vida diaria.

Cómo funciona: Los terapeutas ocupacionales trabajan con los niños para desarrollar una variedad de habilidades o destrezas. Esto puede incluir habilidades motoras finas y gruesas, ayuda con problemas de alimentación o problemas sensoriales, o con el desarrollo de habilidades esenciales de autoayuda, como cepillarse los dientes, vestirse, ir al baño y más.

Lea más sobre terapia ocupacional aquí.