¿Qué es el TOC?

Los niños que tienen TOC luchan con obsesiones o compulsiones o con ambos. Las obsesiones son pensamientos, imágenes o impulsos no deseados e intrusivos. Las obsesiones hacen que los niños se sientan molestos y ansiosos. Las compulsiones son acciones o rituales que los niños deben realizar para deshacerse de la ansiedad.

Para entender cómo funciona el TOC, piense en una picadura de mosquito. Cuando le pica un mosquito, le pica, por lo que para sentirse mejor se rasca. Mientras se rasca la picadura se siente genial, pero desde que deja de rascarse, la picazón empeora. Así es como se desarrolla el TOC. Cuando un niño con TOC se siente ansioso hará algo para arreglarlo temporalmente, pero ese ritual empeora con el tiempo.

Tipos de obsesiones y compulsiones

Las obsesiones del TOC se dividen en una variedad de categorías, incluida la siguiente lista:

  • Contaminación: los niños con esta obsesión a veces se llaman “germófobos”. Estos son los niños que se preocupan cuando otras personas estornudan y tosen, por tocar cosas que pueden estar sucias, revisan las fechas de vencimiento o tienen temor a enfermarse. Esta es la obsesión más común en los niños.
  • Pensamiento mágico: esta es una especie de superstición, como “pisar una grieta en la acera significa romper la espalda de tu madre”. Por ejemplo, los niños podrían preocuparse de que sus pensamientos puedan hacer que alguien se lastime o se enferme. Un niño podría pensar: “A menos que mis cosas estén alineadas de cierta manera, mamá tendrá un accidente automovilístico”.
  • Escrupulosidad: esto es cuando los niños tienen preocupaciones obsesivas sobre ofender a Dios o ser blasfemo de alguna manera.
  • Obsesiones agresivas: los niños pueden estar plagados de muchos tipos diferentes de pensamientos sobre cosas malas que podrían hacer. ¿Y si lastimo a alguien? ¿Qué pasa si apuñalo a alguien? ¿Y si mato a alguien?
  • El sentimiento “correcto”: algunos niños sienten que necesitan seguir haciendo algo hasta que obtienen el sentimiento “correcto”, aunque pueden no saber por qué se siente bien. Entonces podrían pensar: “Voy a alinear estas cosas hasta que se sientan bien, y luego me detendré”.

Las compulsiones pueden ser cosas que los niños hacen activamente, como alinear objetos o lavarse las manos, o cosas que se hacen mentalmente, como contar en la cabeza. Una compulsión también podría ser evitar algo, como un niño que evita tocar los cuchillos, incluso los de plástico, porque tiene miedo de lastimar a alguien. Debido a que las compulsiones son cosas que los padres pueden notar, es común que los padres sean más conscientes de ellas que de las obsesiones.

  • Los tipos de compulsiones del TOC incluyen (pero no se limitan a):
  • Compulsiones de limpieza, incluyendo lavado y limpieza excesiva o ritualizada
  • Compulsiones de verificación, incluidas las cerraduras, verificar que no se haya cometido un error y verificar que las cosas estén seguras
  • Rituales de repetición, incluyendo releer, reescribir y repetir acciones como entrar y salir por una puerta
  • Compulsiones de conteo, incluyendo contar ciertos objetos, números y palabras
  • Compulsiones de organización, incluyendo ordenar cosas para que estén simétricas, uniformes o alineadas en base a un patrón específico
  • Compulsiones de guardar, incluyendo el acaparamiento y la dificultad de tirar cosas a la basura
  • Comportamientos supersticiosos, como tocar cosas para evitar que algo malo suceda o evitar ciertas cosas
  • Rituales que involucran a otras personas, incluyendo hacerle la misma pregunta a una persona repetidamente o pedirle a un padre que realice un ritual particular a la hora de comer