Algunos jóvenes que están pensando en suicidarse les dejan saber a las personas cercanas que están sufriendo y son abiertos con respecto a necesitar ayuda. Otros esconden sus sentimientos de sus familiares y amigos. Si se pregunta si su hijo tiene pensamientos o tendencias suicidas, los expertos dicen que preguntarle es la mejor manera de averiguarlo.

Los padres a veces se preocupan de que preguntar sobre el suicidio lo haga más probable, pero en realidad ese no es el caso y preguntar es muy importante. Para los niños que tienen dificultades para admitir que necesitan ayuda, les envía el mensaje de que el padre se preocupa mucho por ellos y que luchar y pedir ayuda está bien. Esa conversación puede salvar vidas.

Si bien preguntar es la mejor manera de averiguarlo, también hay algunas señales de advertencia a tener en cuenta si está preocupado por el suicidio, incluidas las siguientes:

  • Se aísla de amigos y familiares
  • Tiene problemas para comer o dormir
  • Cambios de humor
  • Comportamiento temerario
  • Las calificaciones comienzan a bajar
  • Incremento en el uso de alcohol o drogas
  • Está regalando sus pertenencias
  • Habla sobre sentirse desesperado o atrapado
  • Habla de ser una carga para los demás o sobre no pertenecer
  • Habla de suicidio o de querer morir
  • Escribe o dibuja sobre el suicidio, o lo representa a través del juego

También hay algunos factores de riesgo que pueden hacer que algunas personas sean más vulnerables al suicidio, como los antecedentes familiares de suicidio, intimidación y acceso a cosas como armas de fuego y píldoras. Luchar con un trastorno de salud mental o abuso de alcohol y sustancias también puede ser un factor. Obtenga más información sobre los factores de riesgo y los factores de protección aquí.

Si su hijo tiene alguna de las señales de advertencia anteriores, pregúntele si está pensando en suicidarse. Si le preocupa que pueda intentar suicidarse, llame al 911. Los expertos coinciden en que los pensamientos suicidas siempre deben tomarse en serio.

Aprenda sobre una forma de TOC en la que las personas se obsesionan con la idea del suicidio, pero en realidad no están suicidas.