Lo sentimos, la página que busca no tiene versión en español. Puede hacer una nueva búsqueda o visitar la página de Temas populares.

¿Cuál es la mejor manera de enseñar a leer a los niños?

Por qué la fonética supera al popular enfoque de "alfabetización equilibrada".

Caroline Miller

La lectura es la habilidad más importante que los niños deben adquirir en los primeros años de escuela. Pero la manera de enseñarla puede influir mucho en su éxito.

Algunos niños aprenderán a leer con facilidad sea cual sea el plan de estudios. Pero muchos otros (incluidos quienes tienen dislexia) necesitan un tipo de enseñanza específico para aprender a leer con eficacia. Y muchas escuelas no utilizan ese tipo de enseñanza, o no lo utilizan suficientemente.

La mejor manera de enseñar a leer se llama instrucción sistemática basada en la fonética. Se sustenta en décadas de investigación sobre la ciencia del cerebro. A diferencia del habla, la lectura no es una habilidad que los cerebros de los niños estén programados para desarrollar. Aprender a leer requiere que varias partes del cerebro trabajen juntas.

Cuando los niños aprenden a leer, aprenden a reconocer las letras impresas y a relacionarlas con sonidos específicos. Este proceso se llama “fonética”.

Aprender a hacer esto rápidamente requiere mucha práctica, y funciona mejor si los niños dominan las combinaciones sencillas de letras y sonidos antes de aprender las más complicadas. Por ejemplo, los niños podrían aprender que “ai” produce un sonido “A”. Luego practicarán el reconocimiento de ese patrón en diferentes palabras.

Este enfoque gradual y estructurado es lo que significa la enseñanza sistemática basada en la fonética. Los niños aprenden la fonética en pequeños pasos, con mucha práctica, comenzando con sonidos sencillos hasta llegar a otros más complejos. Y practican la lectura utilizando libros que contienen principalmente los patrones de letras y sonidos que ya conocen.

¿Qué enfoques NO se basan en la fonética?

Los enfoques de lectura denominados “lenguaje integral” o “alfabetización equilibrada” son ineficaces para muchos niños, incluidos quienes tienen dislexia, explica Laura Phillips, PsyD, neuropsicóloga clínica del Child Mind Institute.

Los enfoques de “lenguaje integral” se basan en la idea de que los niños pueden aprender a leer de forma “natural” si están expuestos a un lenguaje escrito que les resulte relevante y motivador. Cuando intentan leer palabras nuevas, se les enseña a buscar pistas sobre su significado en las imágenes o en el contexto de la historia, en lugar de pronunciarlas. Pero esto desvía su atención de lo que debería ser, dice la Dra. Phillips, que son las letras y los sonidos.

La “alfabetización equilibrada” es un plan de estudios que combina diferentes componentes de la enseñanza de la lectura, como la fonética, el vocabulario y la comprensión. Pero la Dra. Phillips sostiene que la enseñanza de la fonética en la alfabetización equilibrada no es suficiente para que muchos niños aprendan a leer con soltura, especialmente aquellos con dislexia.

Qué buscar en un programa de lectura

¿Cómo pueden los padres saber si el programa de lectura del aula de su hijo está basado en la fonética? Estos son los consejos de nuestros expertos:

  • Fíjese en las palabras que len piden aprender al niño. Si todas pertenecen a la misma familia de palabras o todas suenan igual (como gato, rato, pato, dato) está basado en la fonética. Si solo son agrupaciones de palabras de alta frecuencia como de, el, tiene, que, no es un programa basado en la fonética.
  • Si hay un “muro de palabras” en el aula, las palabras de un programa basado en la fonética serán agrupadas por patrones de sonidos y letras, en lugar de estar ordenadas alfabéticamente. (También puede que se llame “muro de sonidos”).
  • ¿Se le dice al niño que adivine? Los programas basados en la fonética no animan a los niños a adivinar basándose en la imagen o el contexto. Los programas de fonética animan a su hijo a mirar las letras y producir los sonidos que les corresponden.
  • En un buen programa de fonética se instruye y dirige a los niños. No se espera que aprendan a leer solo porque están expuestos a un montón de libros. Se requiere una instrucción directa y sistemática y una práctica intencionada.
  • ¿Cuánto practican? En el caso de la fonética, tiene que haber mucha repetición. Esto puede incluir que el niño aprenda a decodificar la palabra, a escribirla y utilizarla en una frase. Es repetitivo, pero se les pide que hagan la repetición de múltiples maneras, lo que refuerza el aprendizaje.
  • Los enfoques de lectura eficaces también suelen describirse como “multisensoriales”. Los enfoques multisensoriales basados en la fonética están diseñados para reforzar el aprendizaje a través de escuchar las palabras, verlas, decirlas, escribirlas en una frase, incluso incorporando gestos y movimientos.
  • Para ayudar a los niños a asimilar y poder aplicar lo que han aprendido, hay que darles material de lectura que contenga los patrones fonéticos que han dominado.  Los materiales de lectura que se ajustan a las lecciones fónicas específicas se denominan textos “decodificables”. Los libros decodificables son libros en los que al menos el 98% de las palabras contienen los patrones fonéticos que los niños han aprendido hasta el momento.

Un sitio web llamado What Works Clearinghouse (en inglés) puede ayudarlo a encontrar más información sobre el programa de lectura que utiliza la escuela de su hijo.