Mutismo selectivo: A qué estar atento

Si su hijo tiene problemas con el mutismo selectivo, es posible que en casa hable libremente e incluso sea sociable (algunos profesionales han escuchado a padres describir a su hijo incluso como “parlanchín”), pero se queda completa o casi completamente mudo en la escuela. Algunos niños parecen paralizarse con miedo cuando son incapaces de hablar y tienen dificultad en comunicarse, incluso no verbalmente. Otros tal vez usen gesticulaciones, expresiones faciales y moverán la cabeza asertivamente para salir del paso cuando no pueden hablar. Incluso en el hogar, algunos se quedarán en silencio cuando haya algún miembro que no sea de la familia. Los padres a menudo notan señales de MS cuando el niño tiene de tres a cuatro años pero puede que no reciba un diagnóstico hasta ir a la escuela, y todos los esfuerzos para hacerla hablar hayan fracasado.