Cómo ayudar a un nuevo estudiante ya diagnosticado con MS

Si se entera de que un nuevo estudiante en su clase ha luchado con el mutismo selectivo en el pasado, es importante que lo ayude a sentirse cómodo con usted. Aquí hay algunas ideas que podrían ayudar:

Programe una visita

Muchos expertos recomiendan que el alumno con MS conozca a su nuevo profesor antes de que empiece la escuela para que pueda tener una interacción personal, antes de que otros niños estén cerca.

Podría hacer que los padres del niño lo trajeran al aula en los días previos al comienzo de la escuela para que se presente y dé un recorrido por el aula. No necesita hablar con usted durante esta primera reunión si no está listo, pero podría tener una conversación con sus padres para que empiece a construir experiencias exitosas de hablar dentro del aula.

Si hay juguetes en la clase, podría darle la oportunidad de jugar unos minutos. Cuando se sienta cómodo, podrías ser momento de convertirse en un “comentarista deportivo” y hacer un resumen juego por juego de lo que está haciendo: “Veo que estás moviendo la vaca al granero” o “¡Vaya, estás haciendo que ese coche vaya rápido!”. Esta es una gran manera de conectar con él, incluso si no está listo para hablar.

Haga un video

Otra buena manera de romper el hielo es hacer que el niño grabe un video corto para usted en casa. De esta manera él puede presentarse en un ambiente donde se sienta cómodo y usted puede ver cuán conversador y seguro puede ser. Si es capaz de hacerlo, sería bueno que él mismo le enseñara el vídeo durante la visita familiar antes de que empiece la escuela. Esta es una forma de que empiece a comunicarse con usted y a pensar en sí mismo como una persona que habla en la escuela.

Diseñe Planes B

Intente diseñar un Plan B para situaciones en las que se le pide al niño que haga algo que aún no puede hacer. Por ejemplo, en lugar de preguntarle a su alumno qué trabajo quiere en el aula ese día, su Plan B podría ser decirle: “Jack, ven y señala el trabajo que quieres hoy”.

De la misma manera, si se entera de que un alumno no está listo para pedirle que use el baño, elabore un plan por anticipado. Si puede hacer señales con las manos, organice una señal que pueda usar cuando necesite ir al baño. Si no es capaz de usar las señales, tal vez por ahora se pueda entender que se le permita usar el baño cuando lo necesite sin pedir permiso. Asegúrese de que él sepa dónde está el baño. Para otros niños, simplemente llevarlos al baño y decir “tiempo para ir al baño” podría ser suficiente.

Hable con el equipo de tratamiento

Si el niño está recibiendo tratamiento para su mutismo selectivo, lo ideal sería que usted pudiera hablar con su terapeuta o con sus padres para saber más sobre lo que está haciendo en el tratamiento y cómo puede apoyar eso en el aula. Por ejemplo, podrían usar un gráfico estelar para recompensarlo cuando siga con un comportamiento particular en el que ha estado trabajando, y usted puede ayudar a reforzarlo. De la misma manera, podría estar respondiendo bien a ciertas técnicas que usted podría tratar de usar. Es importante que el equipo de tratamiento se asegure de que usted está en la misma sintonía, porque cualquier avance que se haga en el consultorio del médico debe poder transferirse al aula para que sea considerada un verdadero éxito.