Interferencias en el hospital

Si ha tenido experiencia con otros tipos de hospitales, sabe que incluso en buenas instalaciones es posible encontrarse con una enfermera prepotente, un médico que no escucha bien o algún tipo de inconveniente que empeora la atención. Para obtener la mejor atención posible, tendrá que abogar por su hijo.

Hay tres obstáculos para abogar bien por él:

  1. Las emociones se están desbordando, incluso las suyas propias. Tendrá que tener cuidado para evitar reaccionar exageradamente o sacar conclusiones precipitadas. Si su hijo relata un suceso que le ha angustiado o que parece haber sido manejado mal, tome notas de su versión de lo sucedido. Recuerde que su hijo no está bien y que su percepción de lo que ocurrió puede no ser exacta. Esto le ayudará a acercarse al personal con una mente abierta. Preguntas como “Mi hijo parece estar molesto por lo que dice que ocurrió con _______________. ¿Puede hablarme de eso?” van a tener una respuesta más honesta que si usted lanza una acusación.
  2. Uno no sabe cómo funciona exactamente este sistema. Sea amable, forme alianzas con el mayor número de trabajadores posible, conozca a la gente por su nombre y vístase con ropa respetable cuando la visite. Sea un ser humano razonable. Tome muchas notas. Si tiene una preocupación y ha hablado de ella varias veces y todavía no recibe una respuesta, póngala por escrito. Puede que necesite preguntar en silencio a uno de los miembros del personal con los que se ha hecho amigo cómo hacer que X ocurra, o quién está a cargo de Y. Si se le están poniendo trabas, suba por la cadena administrativa.
  3. Los miembros del personal difieren en cuanto a su disposición a responder. Algunos serán atentos y proactivos, otros estarán bien, y puede que haya algunos más del tipo de los que llaman por teléfono. La consideración más importante aquí es que cualquier conexión humana que usted cree con el personal es algo bueno. Cuanto más empatía pueda generar, más probable es que la gente sea más amable. Si usted tiene un compañero, definan quien hará de policía malo y quien será el policía bueno. (Estos papeles pueden cambiar, por cierto, dependiendo del turno con el que usted está tratan do, y cual de ustedes ha desarrollado una relación con determinado miembro del personal).

Como en cualquier otro tipo de visita al hospital, le resultará más fácil averiguar lo que está pasando si toma buenas notas durante cada reunión o después de cada conversación.