Las amistades son una parte importante del crecimiento. Ayudan a los niños a aprender a trabajar en equipo, a solucionar problemas y a interesarse en otras personas. Incluso ayudan a los niños a tener mejor entendimiento de quiénes son como individuos.

Pero las habilidades sociales no siempre surgen con naturalidad para todos los niños. Para las niñas con TDAH puede ser particularmente difícil hacer amigos.

Las niñas hiperactivas e impulsivas a veces tienen problemas para esperar su turno o cuando las cosas no salen como ellas quieren. Podrían hablar en voz muy alta y agresiva, o sólo parecer inmaduras con respecto a otras chicas de su edad. Todos estos factores las hacen más susceptibles a ser rechazadas por sus compañeros.

Por otro lado, las niñas con un TDAH predominantemente inatento, son más vulnerables a ser ignoradas. Puede que actúen de una manera evasiva, no entiendan bien las señales sociales, o simplemente no saber cómo unirse un grupo. Durante el recreo o en las citas de juego, es más probable que los niños que son del tipo inatento se queden fuera del grupo.

Por otro lado, a las niñas les importan más las amistades que a los niños, así que cuando la amistad les está causando problemas, su sentido de autovaloración puede desinflarse. La buena noticia es que hay varias cosas que usted puede hacer para ayudarlas. Aquí encontrará consejos y estrategias para ayudar las niñas más pequeñas con el desarrollo de habilidades sociales, y también para las más grandes.

Haga un poco de entrenamiento

Para las niñas pequeñas que tienen problemas para hacer amigos, lo primero que se debe intentar es entrenarlas en casa.

  • Durante el tiempo de juegos en familia, ponga énfasis en turnarse y compartir. Explíquele que sus amigos esperarán el mismo buen comportamiento.
  • Practicar distintas maneras para resolver un conflicto puede ser de mucha ayuda, sobre todo para las niñas más impulsivas. Las actividades de juego de roles son una buena manera de hacer esto.
  • Para las niñas que necesitan ayuda adicional para mejorar sus habilidades sociales use “los guiones sociales” o conversaciones simples todos los días, para que las niñas los practiquen con ustedes. Colabore con su pediatra o terapeuta para decidir los guiones más apropiados y después practique con su hija.
  • ¡Recuerde que los padres son modelos para sus hijos! Siempre demuestre buen comportamiento cuando esté conviviendo con su familia y sus amigos. Preste atención a los otros, sea generoso e intente solucionar los conflictos de una manera calmada.

Practique en las citas de juego

“En términos del mejoramiento de asuntos sociales, una de las mejores cosas que un padre podría hacer es organizar citas de juego estructuradas”, dice la psicóloga Mary Rooney, PhD. Antes de que empiece una cita de juego, la Dra. Rooney sugiere que se preparen juntas:

  • Tenga una conversación con su hija sobre lo que significa ser un buen anfitrión. ¿Qué va a hacer ella para que sus invitados se sientan cómodos?
  • Haga que su hija escoja algunos juegos y actividades con anticipación. ¿Cómo sabrá cuándo cambiar al siguiente juego?
  • Pregúntele a su hija cómo sabrá si sus invitados están disfrutando. ¿Están sonriendo? ¿Riéndose?
  • Después de la cita, repase con su hija para ver cómo le fue y enfóquese en las cosas que hizo bien. Dígale “Bien hecho, compartiste con tu amigo!”. En vez de, “Bien hecho”. El elogio ayuda para motivar a los niños, especialmente cuando etiqueta el elogio (“Bien hecho, compartiste tus juguetes con tu amigo”).

Planee citas de juego con niñas más pequeñas

A las niñas que tienen problemas para convivir con sus compañeros les podría ir mejor con niños más pequeños. Su hija puede sentir menos presión cuando esté con ellos, y lo cierto es que practicará sus habilidades sociales con un público más comprensivo.

Formar amistades con niños más pequeños también la puede ayudar a desarrollar su confianza y autoestima. Es importante que siga trabajando las habilidades sociales apropiadas para su edad, pero si un grupo de niños más pequeños es una buena opción por ahora, eso también está bien. Para los niños es muy importante hacer vínculos de experiencias positivas de amistad donde sea que los puedan hacer.

Hable con el maestro

Si su hija ha tenido problemas para hacer amigos, otra cosa que podría hacer es programar una reunión con su maestro. El maestro habrá observado la forma en que su hija interactúa con sus compañeros y podría señalar los comportamientos que molestan a otros niños. También le podría recomendar compañeros que podrían ser buenos candidatos para citas de juegos con su hija o buenas parejas para los proyectos en equipo.

Ayuda para las niñas mayores

Los deportes organizados son fantásticos para hacer amistades. La Dra. Rooney nota que los deportes son particularmente buenos para los niños con TDAH, ya que “la actividad física puede ayudar con la atención y la concentración”.

Por supuesto, no a todos los niños les gustan los deportes, así que trate de encontrar cualquier tipo de actividad extracurricular estructurada. Algo como el teatro, el coro o los clubes escolares de ciencia pueden ser excelentes. El objetivo es encontrar algo que su hija disfrute y que sea algo en lo que sea buena. Esto la ayudará a que conviva con otros niños que comparten los mismos intereses. Esto también ofrecerá un gran impulso para su autoestima.

Continúe programando citas de juego

Algunos niños necesitan ayuda incluso después de haber encontrado una actividad para hacer. Si a su hija le está costando encajar con sus compañeros, trate de identificar a algunos niños en el grupo con los que su hija se podría llevar mejor. Luego, programe algunas citas de juego fuera de ese entorno. Trate de que estas citas sean cortas y estructuradas, recomienda la Dra. Rooney. El boliche es un ejemplo perfecto.

Medicación

Finalmente, si su hija toma medicamentos para el TDAH, podría ser de ayuda asegurarse de que las citas de juego y actividades sean programadas durante las horas en las que la medicación todavía tiene efecto. Podría ser difícil para los niños con TDAH hacer cosas como jugar, seguir las reglas o cambiar de actividades y escuchar a los demás sin sus medicamentos.

Hacer amigos y mantener las relaciones puede ser un trabajo difícil, tanto para usted como para su hija, pero enseñarle que la amistad es importante, y ayudarla durante el proceso, le puede dar un gran impulso.

Relacionado: Niños que necesitan un poco de ayuda para hacer amigos.