Las escuelas están obligadas por ley a brindar adaptaciones y planes de educación adecuados a los niños elegibles, pero podría ser difícil entender qué tipo de ayuda incluye y quién califica. Conocer las dos leyes que garantizan estos apoyos es un buen punto de partida.

La primera, conocida como plan de la Sección 504, garantiza “adaptaciones razonables” a niños con problemas de aprendizaje.  Para ser elegible a la Sección 504, su hijo tiene que demostrar que tiene alguna discapacidad que limite de forma importante una o más “actividades esenciales para la vida”, esto incluye hablar, escuchar, concentrarse, leer o escribir.

Según las necesidades de su hijo, su plan de la Sección 504 podría darle derecho a una gran variedad de adaptaciones, como asientos especiales, un lugar tranquilo para realizar los exámenes, descansos adicionales, acceso a una computadora, diferentes libros de texto y formatos de exámenes, y mucho más. El objetivo del plan de la Sección 504 es permitir que los niños con problemas de aprendizaje puedan participar en el currículo escolar general.

Si su hijo tiene algún problema de aprendizaje o trastorno psiquiátrico que perjudique su progreso académico, es posible que pueda ser elegible para otra ley, la Ley para la educación de los individuos con discapacidades o IDEA por sus siglas en inglés. La ley IDEA promete una “educación pública, apropiada y gratuita” a niños con determinadas discapacidades reconocidas por la ley. Las categorías de discapacidades incluidas en la ley IDEA son:

Aunque la ley IDEA incluye disposiciones para la financiación pública de la educación especial y servicios especiales, todos los niños que reúnan los requisitos tienen derecho a ellos, tanto si están inscritos en escuelas públicas como privadas. Incluso los niños matriculados en escuelas privadas pueden obtener ayuda a través de su distrito escolar local.

Después de una evaluación para determinar si hijo es elegible para recibir los servicios provistos por la ley IDEA, usted, los representantes de la escuela y los profesores (y cualquier otro profesional externo de su elección) elaborarán un plan de educación individualizado o IEP por sus siglas en inglés. Este es un plan de acción, revisado anualmente, que describe el enfoque académico que todos convengan es el más adecuado para su hijo. Un IEP puede incluir profesores con formación especial, métodos de enseñanza especiales, servicios como tiempo extra para los exámenes y todo aquello que se considere apropiado.